Armar un plan

Laura me pregunta (ella lleva peor que yo todo esto: necesita el sol) por mis días perfectos de estos últimos años; ¿cuáles han sido y por qué? No es una pregunta fácil si no quiero quedarme en lo obvio y yo no quiero quedarme en lo obvio. Lo pregunta -intuyo- para armar un plan, para dibujar una salida emocional a este encierro de facto; los trazo uno a uno sobre un papel, me sorprende (mucho) cómo se parecen las sensaciones de lo recordable, el olor de lo que se quedará para siempre conmigo. Es curioso lo fácil que se conectan los puntos mirando hacia atrás y sin embargo, cómo cuesta entender el ahora; comprendemos recordando pero la vida nos exige estar aquí y ahora.

Read →