Decisiones

Esta semana caí en que ya son setenta y siete (¡setenta y siete!) las cartas un poco íntimas que llegan a vuestro correo cada sábado por la mañana, siempre os imagino preparando el café, el pelo un poco enmarañado; sábanas arrugadas, poquito que hacer, silencio atronador en casa —sé que muchas veces será todo lo contrario, pero me gusta imaginar cómo será ese momento.

Read →