Cuando el Consultorio sin miedo coincide con día de viajes, maletas y puertas de embarque, la cosa se complica y lo voy contestando un poco de aquella…
Durante algunos años escribí cartas de amor que eran cartas de amor a la valentía de quien no tiene miedo a desnudarse. Entrañas o nada. Ese “temblor en…
Esta semana caí en que ya son setenta y siete (¡setenta y siete!) las cartas un poco íntimas que llegan a vuestro correo cada sábado por la mañana…
“En realidad alguien dijo, no sé quién, que cuando uno subraya un libro se subraya a sí mismo, y es cierto”, Cortázar hilando fino no encajaría del todo…
Son semanas extrañas, muchos (muchas) me habéis preguntado desde el afecto sincero —esas cosas se notan— si estoy bien, si estamos bien, si todo está…
Estos días de galerna me desdibujan, no me sienta bien encerrarme (y tiendo a ello) en mi guarida, estoy más cansado que de costumbre. Se junta además…
Hay personas que te calman. Lo pensé el otro día cuando hablamos con J. —lo vi consumido y gris, su mirada una vereda infinita de nudos, guijarros y…
Estábamos en nuestra terraza hace no tanto, Eva nos preguntó por qué narices La Mamounia nos fascina de la manera que lo hace, Laura y yo nos miramos…
Estábamos en el Bluesman Cocktail Bar del Palace de Barcelona, ese hotel bellísimo sin miedo al exceso (la verdad es que cada día entiendo menos el…
Cumplir años puede ser la mejor o la peor cosa del mundo y eso ya depende de en qué momento exacto te pille de la línea de la vida —que no es un línea…
Semanas de claroscuros, tristezas y segirillas, el palo más triste del flamenco nacido entre Jerez de la Frontera y Triana. No hay ornamento en este…
A Juan yo no lo conocía hasta hace tan solo unos días, llegué tarde (aunque desde hace un tiempo pienso como Rancapino: “yo no llego tarde, llego cuando…