Las horas derrochadas en vano

Perder el tren, perder a un amigo, perder un proyecto; perder, perder, perder. Perder aquella oportunidad que no abrazaste, perder este amor que me quema, perder el tiempo que ya no volverá; perder, perder, perder. Se supone (dicen) que una de las claves para vivir una vida plena es aceptar la pérdida, dejar ir en paz aquello que amas, dejarlo estar. Ser un Buda, no atarte a nada (ni a nadie), ser un árbol que no llora la rama que se va. Y una mierda.

Read →