Contradicciones

Perdón, soy contradictorio. Recuerdo nítidamente una frase sobre alguna pared en Alfama, las callejuelas desperezándose muy lento sobre un millón de colores: “¿Qué es sin locura el hombre más que un animal sano?... intuyo en Pessoa un contradictorio con patas. Aquí tienen a otro. Y es que de un tiempo a esta parte ando disculpándome cada dos por tres frente al autor de esta carta por culpa de este sindiós que es vivir pegadito a la incoherencia. 

Read →